El sueño de la esposa del pescador

Fue Katsushika Hokusai (葛飾 北斎) (creador de la famosa ola) que al fin y al cabo es uno de los padres del manga, el que inventó allá por 1820 aquello del tentacle rape: La mezcla de pulpitos y otros vástagos de Cthulhu con mocetonas insatisfechas (nada menos que 8 novillos 8).

Después de aquello, la poderosa industria del anime Sigue leyendo

Masahiro Tatematsu

Fue en el parque Ueno de Tokio, los cuervos nos vigilaban con maneras Hitchcockiana mientras apurábamos nuestra comida precocinada en unos escalones. Ahora sabemos porque no suelen comer en la calle, porque a esas bestias negras que están por toda la ciudad también les gustan las gambas. Los ejecutivos hacían un alto en el camino laboral, los niños de uniforme corrían aquí y allá y los vagabundos, los únicos que vimos en nuestro viaje a Japón, se acomodaban en los bancos para una siestecita.

El sonido de timbales nos había acompañado durante todo el picnic, creyéndolo una melodía lejana orquestada por una docena de músicos monjes pero cual fue nuestra sorpresa cuando tras deshacernos de los psicopompos descubrimos que el origen del soniquete estaba a la vuelta de la esquina y era generado por un ….. ciclista??!!

Un ciclista con su maillot amarillo y su bicicleta descansando a su espalda. Rodeado de pequeños xilófonos de madera, timbales y otros Sigue leyendo

Kioto sobre dos ruedas

Kioto, a pesar de su enorme extensión es una ciudad bastante más asequible que Tokio, sus edificios, generalmente bajos y su disposición en cuadricula, la hacen bastante fácil de dominar para el turista. Tiene dispersos por la ciudad cientos de templos y Toris, te los encuentras a la que doblas una esquina, unos están muy bien cuidados, llenos de turistas y con entradas de pago y otros son simples templos de barrio bastante descuidados a los que la gente va para hacer su petición a los dioses. Sigue leyendo

Akihabara

akihabara.jpg

Lo sabía, sabía que no nos podían dejar solos en Akihabara porque si yo soy un enreda, mi mujer lo es más y no solo no me agarra cuando me acerco a un japonés con la visa sino que además me adelanta y saca la suya primero. El primer día efectivo en Tokio, tras levantarnos a la una del mediodia (si, alguien se hizo un lío con el despertador japonés y no fuí yo) nos ponemos a recorrer las calles y resulta que veo de todo menos electrónica. Yo, que no pregunto ni para ir a Dos Hermanas, con mi plano en la mano, intento situarme mientras sufro las miradas asesinas de la del traje blanco, pero tras unas pocas vueltas nos reorientamos y encontramos La calle eléctrica.

Mola pero frustra, hay que estar con la calculadora mental y el diccionario todo el día, teníamos poco tiempo y muchas misiones (Joder dvd! que trabajito me costó encontrar el Mandarake!) al final y despues de mucho rebuscar, posteo esto desde mi nuevo portatil y hemos gozado con las fotos que hace nuestra nueva réflex digital, además de algún que otro capricho personal.

lunamaria.jpg

Japón Je t’aime

Nuestro primer día en Tokio ha sido tan sui generis, tan occidental, tan….     …francés.

notre-dame.jpg

Pues eso, que el vuelo a París salió con un retraso del carajo con lo que despues de corrernos toda la terminal 2 del Charles de Gaulle como terroristas perseguidos por la Gendarmerie, los putos gabachos no nos dejaron entrar en nuestro vuelo a Tokio y no nos dieron otro vuelo hasta las once y media de la noche!!

Así que decidimos junto a la otra pareja de españoles que tambien había sufrido la venganza de los descendientes de Pepe Botella ir a incendiar la bastilla o algo así. Al final, mi ya flamante esposa consiguió salirse con la suya y estuvo de luna de miel en Paris, o al menos se pasó por allí.

Aprendiendo japonés

aprendejapones2.jpg

Pues si, de esta guisa tengo mi casa ahora que es inminente nuestro viaje a la otra punta del globo. Como a mi me enseñaron a ser precavido pero no me enseñaron a estudiar (bueno si, pero se me olvidó) ando contaminándome a mí mismo y a mi parienta con publicidad subliminal desde hace dos semanas.

aprendejapones3.jpg

¿Que vas a la despensa a por un tentempié? pues los adverbios de cantidad. ¿que vas al baño? pues ¿donde está el baño?, que estás en la tele viendo tu serie favorita? pues podeis apreciarlo vosotros mismos.

aprendejapones1.jpg

A día de hoy conocemos todas las fórmulas cordiales, sabemos decir “no entiendo un pijo lo que me estás diciendo”, socorro que fué el grito favorito de la despedida de soltera de mi futura, y “estás pa comerte tó y no dejar ni los huesos” (gracias Guillem) para que pueda practicar japonés en la intimidad del hotel.

Actualización: Esta mañana me he comprado el Kanji Battle, un juego de cartas diseñado para aprender japonés (dicen). Para empezar las reglas están en castellano pero a mí que no he jugado nunca a cartas roleras me suena a chino. Ya os contaré.

Goldorak

Recuerdo que tenía una camiseta que vino conmigo a España con cinco años y cuando tenía doce mi madre acabó tirándomela a escondidas porque, aferrado a mi infancia, me la seguía poniendo. Mi cabreo fue monumental, en el pecho henchido de mi prepubertad se podía ver hasta ese día a Goldorak en plano contrapicado presto para iniciar el ataque.

Mis amigos por supuesto no lo conocían y eso Sigue leyendo