El maestro Yoda

Uno de los episodios que más detesto de mi adolescencia (y detesto muchos) fue cuando me empezó a entrar esa fiebre por deshacerme de todo lo que representaba la niñez, ese periodo en el que para afianzar tu hombría en lugar de dejar de aplastarte los granos te da por tirar juguetes. En esa limpieza étnica de la que también tuvo culpa la falta de espacio (todo hay que decirlo) cayeron mi muñeco de Mazinguer Z de un metro de altura, todas las revistas del Petete (se salvaron los Libros Gordos), el scalextric (de esto también tuvo la culpa mi padre que clavó literalmente el circuito haciendo un ocho a una tabla, subsistió mientras hubo espacio debajo de la cama) y muchos más pero lo que más dolió fueron los muñecos de Star Wars.

Tenía por aquel entonces un amigo que no lo era tanto pero yo aún no lo sabía, un amigo que siendo consciente de mi debilidad me empujó hacia el lado oscuro:

Supuesto Amigo: -Si no quieres estos muñecos me los podrías dar para mi sobrino.

Joven Pigmalión: -¡ah! ¿pero tu tienes sobrino?

SA: -Si, y le encanta la guerra de las galaxias. ¡Se vuelve loco!

JP: -No sé, estos tenía pensado conservarlos.

SA: -Jo, pues le haría una ilusión…

JP: -es que…

SA: -Total, si tu ya no vas a jugar con ellos. Porque no vas jugar con ellos ¿VERDAD?

JP: -No, no…. si yo era por el recuerdo… yoyano…. ejem…

SA: -Bueno pues no se hable más, veras que contento se va a poner!

Y comenzó a arramplar con todos mientras un hilillo de baba se le escapaba hasta mi alfombra. En un arrebato de pundonor y desprecio por la vida pude hacerle frente sólo para preservar un pequeño retazo de mi infancia:

maestro-yoda.jpg

JP: -¡No! ¡El Yoda no!

SA: -¡Pero tío, si es mu chico! ¿Con esa mierda verde te vas a quedar?

JP: -elyodanoelyodanoelyodanoelyodanoelyodanoelyodanoelyodano…..

SA: -Pues que pena con lo chulo que…. con lo que le gusta a mi sobrino ese personaje!

JP: -elyodanoelyodanoelyodanoelyodanoelyodanoelyodanoelyodano…..

Y mientras permanecía como un Rain Man cualquiera aferrado a aquel pequeño trozo de plástico, mi infancia salió por la puerta casi de puntillas. Los días siguientes no hacía más que imaginarlo jugando con mis muñecos, poniéndole sus sucias manos encima, disfrutando de esas horas de felicidad que antes me habían brindado a mí. No sabía si cortarme las venas o dejármelas largas.

En mi vergonzosa debilidad, sólo dos cosas me consolaban, una era que había salvado al maestro Yoda de aquella purga de Jedis, aún hoy adorna una de mis vitrinas en solitario y me recuerda mi cobardía….

…la otra era que no le había hablado de las naves.

yoda.jpg
Anuncios

12 pensamientos en “El maestro Yoda

  1. A mi en su día me pasó algo parecido pero el otro día recordé que conseguí guardar las mayoría de las cosas en un altillo. De hecho lo recordé porque mi madre me amenazó con tirarlo. Tengo un ultimatum: recuperar lo que merezca la pena y tirar el resto. No creo que estén en muy buen estado pero algo interesante habrá

  2. Halaaaaaaa!!! ¡¡¡¡Conservas la serpiente!!!!

    Los míos están todos destrozados por 2 generaciones danilactianas… Pero ahí siguen. Son unos juguetes geniales.

  3. Job ¡¡¡no tires nada!!! algún día podrías arrepentirte.
    Danilac conservo la serpiente y hasta hace unos años también el bastón que llevaba pero se perdió en una de mis infinitas mudanzas.

  4. Nunca se sabe dónde está el límite de “esto se tira”, “esto no que luego me arrepiento”.
    Este fin de semana he tenido momentos de estos y siempre te queda la duda viendo alejarse el cubo de la basura… ¿?

  5. A ver…
    yo tengo el X-wing original, blanco con señales de combate y su Luke de piloto, amen de unos cuantos muñequitos guardados debajo de un cajón… y ni lo tiro ni lo vendo!!!

    Durante años vi un Yoda colgado del retrivisor de un coche de mi barrio, y se quedó allí porque no me dio la vena vándala, que si no…

    Por cierto, seguro que tu “amigo” no los puso en ebay???

  6. yo creo que todo eso fue un montaje del mismo yoda(induciendo a tu amigo al lado oscuro) para desacerse de toda la tropa y quedarse como amo y señor del lugar. no ha visto su mirada???? yo le veo media sonrisa que me da que pensar.

  7. π querida, para eso está el sistema de preguntarle a los amigos siempre tendrán menos apego por TUS cosas y te incitarán a tirarlo.

    Pocus el x-Wing fue una de esas naves que menciono al final del post que junto con la nave de Boba y el Tauntaun también se libraron de la purga. En cuanto a ebay, en aquella epoca como no fuera al mercadillo de la Alameda…

    Don Oracle yo en la mirada solo le veo un sospechoso parecido con Fernando Trueba.

  8. Pingback: Coleccionistas « Titus Magnificus

  9. Txaby la serpiente se conservó por estar siempre agarradita al cuello, me duele haber perdido el bastón que duró bastantes años, todo hay que decirlo.

    Lois guárdalos, ya les llegará la hora en que alguien los recupere. Si sobreviven a tu perra…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s