¿Quién dijo que no era animal de compañía?

Gracias al blog de Kahlo descubro una fascinante colección de historias de amor entre 100 mujeres y 100 pulpos. Un recurso muy utilizado por el Hentai japonés y la literatura erótica japonesa que, como en este caso, lo trataba con algo más de gusto y estilo.

Anuncios

11 pensamientos en “¿Quién dijo que no era animal de compañía?

  1. Por lo que veo, se trata de… vamos lo que venimos llamando pulpos, ¿no? quiero decir, con tentáculos y todo… completitos…. bien, bien, no, no estaba enterada, pero ya que me lo pone sobre bandeja… me interesaré por ello. ¿pulpos, no?

  2. Si quiere iniciarse poco a poco Erotomaníaca puede probar con calamares, más económicos y manejables mientras no sean de los gigantes que atacan Nautilus. ¿O sí? todo depende de sus aspiraciones claro…

  3. Desde luego estos japos están super avanzados en esto de las fantasías eróticas. Quiero decir que llegan a unos niveles de sofisticación alucinantes.
    Como por ejemplo, estas sofisticadas muñecas

  4. Pingback: El sueño de la esposa del pescador « Titus Magnificus

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s